Con la tecnología de Blogger.

Reseña · El último verano de Silvia Blanch




Opinión 

El pasado jueves tuve la ocasión de acudir a Casa del libro a un evento literario organizado por Ale Samaniego en el que nos presentaron la nueva novela de Lorena Franco, El último verano de Silvia Blanch. La verdad es que no había leído nada de la autora hasta la fecha y la novela que se presentaba a penas la había comenzado. Pero debo reconocer que todo lo que se habló allí sobre la novela despertó mi curiosidad, así que este fin de semana me he puesto en serio a leerla, y la verdad es que la historia te engancha desde el principio hasta el final. También descubrí que esta era la novela número 18 de Lorena, y ella misma me recomendó alguna de sus otras novelas sobre viajes en el tiempo y una de ellas ya está descargada desde Prime Reading en mi Kindle. Pero hablemos ahora de este thriller recién publicado.

En esta novela conocemos a Alejandra Duarte, una joven periodista que trabaja en la redacción del periódico Barcelona ahora y a la cual le asignan la tarea de escribir un reportaje conmemorativo de la misteriosa desaparición de Silvia Blanch. Hace un año que a la joven se le perdió la pista en un pequeño pueblo del Montseny, y la última persona que la vio con vida no pudo aportar más que vagos recuerdos de ese día. La desaparición dejó atrás una familia rota y muchas incógnitas por resolver, las cuales un año después no parece que vayan a tener respuesta. La misión de Álex está clara, ha de escribir algo que toque la fibra sensible de todo aquel que lo lea tras entrevistarse con la familia de Silvia para darle más dramatismo al asunto, y luego seguir con su vida. 

Lo que ella encuentra allí hace saltar todas sus alarmas y comienza a obsesionarse con qué es lo que le pudo pasar a la joven para que desapareciera del modo que lo hizo. Nada le parece del todo claro y a esto se le suma la presencia del primo de Silvia, Jan, por el que comenzará a sentir una especie de atracción que no sabe como encajar. Al no estar cerrado el caso incluso él podría tener algo que ver en el turbio asunto, y el que una forastera esté en el pueblo metiendo las narices en donde no se la ha llamado no le gustará a nadie de la pequeña localidad, comenzando por Jan.  Poco a poco Álex irá descubriendo detalles qué más que darle paz harán que tenga aún más preguntas sin respuesta, y es que incluso habrán cosas que la harán tener que elegir entre obtener un titular jugoso o mantener intactos sus principios.

La forma en la que está narrada la novela engancha desde el primer capítulo, y te mantiene en vilo hasta el final de las 315 páginas que la componen. Los capítulos son cortos y pensados para mantener el suspense a lo largo de todo el libro, y la verdad es que lo consigue. La narradora principal es Álex,  pero veremos como también en algunos capítulos eso cambia, teniendo así el punto de vista de varios personajes claves y dándole aún más misterio a la trama. 

Durante toda la novela te preguntas qué es lo que pasó en realidad y te encuentras sospechando de todo el mundo y sorprendiéndote con el final. Un detalle curioso es que en la propia novela aparece una escena ubicada en el lugar donde tuvo la presentación de la novela el pasado jueves. Me ha encantado sentirme allí en ese momento como si estuviera presente. 


La ambientación me ha gustado mucho y la he sentido muy cercana al ser todo lugares ubicados en Barcelona y alrededores. El lenguaje de Lorena para expresarte es muy fresco y ágil así que enseguida conectas con la historia, sumado a que lamentablemente tenemos bastantes referentes en nuestro país de desapariciones de chicas que saltan de forma potente a la luz pero que luego se van olvidando con el tiempo. Como se dice en la novela, y es algo que pone los vellos de punta: Esta vez fue Silvia, pero mañana podría ser cualquiera. Podrías ser tú. 

El único pero que le pongo a la novela es que me hubiera gustado algo más de profundidad en algunas partes a fin de entender de forma más orgánica algunas de las decisiones o actos que suceden en ella. Quizá si la novela contara con 50 páginas más esto me hubiera dado ese punto que me ha faltado, pero también entiendo que en novelas de corte thriller a veces menos es más, y para mantener el ritmo trepidante hay que sacrificar algunas cosas. De todos modos, tal y como dijo la propia Lorena el objetivo de la novela es entretener y eso lo consigue de sobras.  

Sobre el final no os voy a decir nada obviamente, pero si que es posible que volvamos a ver a Alejandra Duarte en acción en otra novela a pesar de que la historia de Silvia Blanch es autoconclusiva. Desde luego que si esto es así aquí estaré esperándola.  

El último verano de Silvia Blanch es un thriller que te mantiene pegada a sus hojas hasta que lo terminas. A mí me ha durado a penas un par de días porque la historia te invita continuamente a saber más y más. Una novela trepidante en la que todos ocultan algo y nada es lo que parece. Una familia destruida, un pueblo que calla, y una periodista que solo quiere conocer qué es lo que pasó realmente aunque para ello se tenga que jugar la vida. 

Nadie está a salvo.
Quien más, quien menos, miente.
Todos mienten.




3 comentarios

  1. No tiene mala pinta, me lo llevo apuntado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, me alegro que lo hayas disfrutado, a mi no me llama mucho así que lo dejo pasar pero como siempre una reseña muy intersante.

    Nos vamos leyendo ^^

    ResponderEliminar
  3. Me apunto el libro. Suena a que es una historia a la que deberíamos darle al menos una oportunidad, además que no suelo leer mucho el género, pero quiero empezar a leer más <3

    Me quedo por tu blog, que es precioso <33
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar