Unforgettable · Alice Kellen

23 sept. 2016


Hoy os traigo una nueva entrada de la sección Unforgettable, en la que la autora invitada nos habla de una escena que de algún modo es especial para ella. En este caso mi invitada es la dulce Alice Kellen, que con su pluma tiene enamorada a todas las lectoras de romántica. Ella misma nos comenta qué escena ha escogido, y por qué. 

Me ha costado mucho elegir qué escena me costó más escribir de «33 Razones para volver a verte», porque llevo días dudando entre dos (o tres), como cuando se reencuentran tras cinco años, la primera salida que hacen juntos a Fisherman's Wharf o un momento del final que (si mal no recuerdo) escribí nada más empezar la historia porque tenía clarísimo ese diálogo de Mike. Pero, para evitar spoilers, creo que me quedaré con este instante, uno que para mí fue muy especial por todo lo que simbolizaba; el miedo, la contención, la verdad que escondía...



Quiso abrazarla, pero sabía que no era una buena idea. Respiró hondo y notó las palabras que empezaban a atascarse en su garganta, como siempre. Tenía que sacarlas de allí, tenía que encontrar el modo de dejarlas salir…
—Te he echado de menos —logró decir en un susurro.
Ella permaneció en silencio tanto tiempo que él creyó que ya no diría nada.
—Yo también a ti. En el fondo. De algún modo que ni siquiera sé explicar…
(…) Dejó de hablar de golpe cuando Mike le acarició la mejilla con el dorso de la mano. Y fue una caricia tan pequeña… tan dulce… tan suave…
—Yo nunca quise hacerte daño, pecosa.
Ella parpadeó para contener las lágrimas.
—Pero lo hiciste.
—Lo hice —inhaló profundamente—. Y lo siento. No sabes cuánto. Haría cualquier cosa, lo que fuese, por poder volver atrás y cambiarme a mí mismo, cambiar lo que ocurrió, cambiarlo todo. Pero no puedo, Rachel. ¿Crees que a mí no me duele? Todo lo que podría haber sido y no fue…
—No importa. No sirve de nada remover el pasado. Deberíamos dejar de hacerlo. Deberíamos mirar hacia delante. —Ella cerró los ojos con fuerza.
—¿Eso significa que me perdonas?
Dudó. Mucho. Demasiado.
—Sí.
—Pero no totalmente.
—Te perdono y ya está, Mike.
—Y pretendes que seamos amigos…
—¿Qué es lo que quieres? Dilo de una vez.
Él se acercó más a ella y le rodeó la cintura con un brazo.
—Quiero que entiendas que es imposible que lo nuestro sea como lo que tienes con Jason o Luke. Tú y yo nunca fuimos solo amigos, nunca. Siempre hubo algo más. —Con el corazón latiéndole a trompicones, deslizó una mano por el interior de la camiseta de Rachel y la posó sobre la piel suave y tersa de su estómago—. ¿O acaso también tiemblas cuando te tocan? —preguntó. Se inclinó y sus bocas se rozaron. No llegó a besarla; permaneció quieto, con los labios suspendidos sobre los suyos, tentándola, rompiéndola en mil pedazos. Mike alzó la mano que descansaba sobre su estómago y ascendió lentamente hasta sus pechos, acariciando la piel que se derretía bajo la familiaridad del tacto de sus dedos—. Dime qué sientes.
(…) Antes de cometer una estupidez, apartó su mano y se levantó. Sin dejar de tiritar, clavó sus ojos en los de él.
—No vuelvas a tocarme. Nunca. 

Me viene esta escena a la cabeza porque es de esas en las que te piensas muy bien cada gesto, cada palabra, porque sabes que hasta el mínimo detalle tiene su importancia. Fue el momento en el que Mike dio un paso al frente y se desnudó para el lector. Con Rachel ocurrió justo lo contrario; tras darse cuenta de que seguía siendo vulnerable ante él, se cubrió con otra capa más, protegiéndose.

Y refleja dos cosas que para mí eran relevantes. En primer lugar, que no existe la posibilidad de un triángulo amoroso en esta historia. Rachel jamás sintió nada similar ni por Luke ni por Jason (aunque sé que, al empezar la lectura, muchos pensaron que podría ocurrir algo así). Y en segundo lugar, que a veces intentamos huir de esas emociones que abruman demasiado y creemos que nos hacen «débiles». Si me pongo en su piel, creo que Rachel debió de sentir un miedo atroz al darse cuenta de que seguía sintiendo algo muy profundo y muy fuerte por esa persona que tanto daño le hizo en el pasado. Recuerdo que lo mejor de esta historia a la hora de escribirla fue ahondar en esos sentimientos tan contrarios de los personajes, ver que uno remaba en dirección contraria cada vez que el otro se acercaba, sacar a la luz los rencores, el dolor… pero también los buenos momentos, la amistad, la confianza y el amor.

Alice Kellen
Sin duda es una escena preciosa, una que ocurre cuando las cosas están muy rotas entre Mike y Rachel. Alice no podría haber escogido mejor fragmento para enseñar a quien no haya leído aún el libro lo heridos que están ambos, y cómo Rachel se encuentra en un torbellino de sentimientos. Si aún no habéis leído 33 razones para volver a verte ya estáis tardando. Os dejo aquí también mi reseña por si os pica el gusanillo. Gracias a Alice por su colaboración, como siempre un placer tratar con ella.

¿Coincidís con Alice en la intensidad de la escena? ¿Habéis leído la novela?



11 comentarios

  1. Holaa, me encanta esta sección. Esta escena es muy bonita, me gustó bastante este libro por todo lo que te hace sentir.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Una escena preciosa, me encana el libro!! deseando concoer las siguientes historias. Conocí a la autora este año y se ha convertido en una de mis favoritas ;)
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  3. Hola pimpo! Una escena preciosa y de mucha carga emocional <3

    Besos :*

    ResponderEliminar
  4. ¡Holaa! me ha encantado leer esto, justo hace poco leí el libro y tengo la reseña subida ya y jo, esta escena me encantó, tiene mucha intensidad

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Hola! Creo que esta es una de las mejores frases que tiene esta historia, como dice Alice, la gran carga emocional que llevan esas palabras y gestos.
    Besitos x

    ResponderEliminar
  6. Son tantas las escenas intensas de la novela que es difícil escoger una sobre otra, pero Alice tiene razón con esta, porque entre el juego de palabras no dichas, los gestos sutiles que lo dicen todo y las emociones contenidas esta escena hace que uno aguante la respiración mientras la lee. Definitivamente es una de mis novelas favoritas del 2016. Nuevamente bravo por Alice y mil gracias por esta entrada.
    Sigue con esta sección porque me ha encantado.
    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  7. Buenas!!! Vuelvo a releer esa escena y siento exactamente lo mismo que la primera vez. Lo describe de una manera que perfecta que en serio sientes lo mismo que ellos. Coincido contigo en que esta novela es una de mis favoritas de este 2016 y que sinceramente creo que también formará parte de esos que releeré varias veces.
    Sigo por aquí.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa :)
    Me encantó este libro, lo cierto es que esta autora me gusta muchísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me acabo de dar cuenta que mi comentario de ayer no ha salido!! decía que la escena es muy acertada y recuerdo la intensidad de esta cuando lo leí. Una historia muy bonita contada de un modo muy dulce ♥ Me encanta la sección.
    Besos de fin de semana :)

    ResponderEliminar
  10. Esa escena es preciosa y coincido totalmente con la autora. Mikel se abre para el lector, mientras que Rachel se cierra en bandas. Una historia preciosa que me gustó mucho.
    Gracias por la sección.

    Besos Naca ;)

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Me encanta la sección. Una historia bonita y dulce, coincido en casi todo.

    Besitos =^_^=

    ResponderEliminar

La gata en el desván © . Harlie Ave Design .