Reseña · Corazones en el café

26 ene. 2017



Opinión 

En cuanto vi su portada y leí su sinopsis quise leer este libro, y no me falló el instinto porque en Corazones en el café se esconde una historia romántica y maravillosa, que me ha hecho disfrutar mucho de su lectura. Hasta la fecha no había leído nada de Rita Morrigan, pero sin duda la conocía y sabía de las buenas críticas que reciben siempre sus libros. Desde luego, este no va a ser el último libro que lea de ella, pues con esta preciosa novela me ha ganado totalmente. 

Lena siente que su vida está vacía. Tras la repentina muerte de su padre, se da cuenta de que no hay nada en su vida que la llene, y que las personas a las que creía amar no son más que un espejismo. Tras meditarlo, entiende que su única salida es huir hacia delante, así que prepara una maleta y se dirige al aeropuerto para coger un avión hacia su nueva vida. El destino elegido es Buenos Aires, donde cree que podrá comenzar de nuevo, lejos de aquellos que la asfixian sin darse cuenta. Pero no todo saldrá tal y como planeaba, y nada más llegar verá complicarse toda su situación quedándose prácticamente desvalida y sin nada. Será entonces cuando su vida comenzará a cambiar al encontrarse por casualidad con el café El fin del mundo. Dentro se encontrará con Alejandro, un camarero argentino cargado de sarcasmo y malas pulgas que hará que se replantee hacia dónde debe destinar sus pasos. Él esconde más de lo que muestra, y Lena no podrá aplacar la tentación de ir descubriendo qué es lo que no muestra el huraño camarero.


—¿Qué es esto?
Al escuchar su voz indignada, Lena levantó la vista de la mesa. De pie en el umbral, su inquebrantable mirada y el marcado ceño hundido entre las cejas no dejaban duda acerca de su estado de ánimo. Los ojos de ella descendieron de su rostro al platito y la taza que él sujetaba entre los dedos.
—Pues... un café, ¿no? —aventuró en tono irónico, antes de dar otro mordisco a su medialuna.
Una especie de nervio tembló en su párpado izquierdo antes de suspirar exasperado y acercarse a la silla en que ella estaba sentada.
—Creo que no me entiende, me refiero a qué es esto. —Y dejó la taza frente a ella sobre la mesa, señalando su interior.
Observando la espumosa crema que llegaba al borde de la taza sin rebasarlo, Lena se sintió orgullosa de lo bien que había llegado a manejar la cafetera Victoria Arduino original.
—Sí —dijo, levantando los ojos para mirarle a la cara—; es un café con leche.
Aspirando con fuerza, su jefe colocó las dos manos sobre la mesa y flexionó los codos de forma que su rostro quedó muy cerca del de ella.
—¿Por qué hay corazones en el café? —preguntó, achicando los ojos.
Lena ya sabía que se refería a los dibujos que ella había hecho en la espuma del café.
—A la gente le gustan —contestó y se encogió de hombros, antes de dedicarle una sonrisa.
No supo si fue por su respuesta o por la sonrisa, que no se esperaba, pero él pareció un poco desconcertado. Paseó los ojos por su rostro y luego se alejó hasta la otra punta de la cocina con el ceño fruncido otra vez.
—Pues no quiero que haya corazones en mis cafés, ¿está claro? —gruñó.
Lena lo observó volverse hacia ella con las manos en la cintura.
—Muy bien, se acabaron los corazones —convino—. Volveré a las flores y las caritas sonrientes.
Del protagonista masculino no os quiero dar muchos detalles, ya que es un personaje que merece ir siendo descubierto poco a poco a lo largo de la lectura. Solo deciros que me ha encantado, y que es de aquellos personajes que le dan mucha tensión a la novela por su decidido carácter. Así que seguro que lo disfrutáis igual que yo cuando lo leáis. 

Sobre la ambientación quisiera destacar que me ha parecido sencillamente perfecta. La forma en la que Rita ha ido introduciendo las palabras locales, sus costumbres, etc., es sencillamente magistral. Lo ha hecho de un modo muy natural y acorde con todos los acontecimientos. En ningún momento lo he encontrado como un pegote, o como algo impuesto para dejar claro que estaban en Argentina. El acento de Alejandro, y del resto de personajes secundarios (los cuales son todos memorables y entrañables), me ha parecido un dulce. 

La pluma de Rita Morrigan está llena de elegancia y buen hacer. La novela fluye sin darte cuenta, y sinceramente no podía parar de leer. Sin duda, esta novela me parece una justa merecedora del premio Vergara que le otorgaron desde el Rincón romántico, ya que es una delicia de principio a fin. 

Corazones en el café es una novela cargada de romanticismo. Con una ambientación exquisita, su autora nos transporta al corazón de la capital de la República Argentina, en la que Lena, su protagonista, encontrará el verdadero significado del amor sin condiciones. Una novela dulce, y cargada de buenos momentos que hará de la lectura un verdadero placer. No dejéis de leerla. 


7 comentarios

  1. ¡Hola! A mi también me parece maravillosa la portada, y es en eso en lo que me suelo fijar al principio, pero últimamente me he dado cuenta que las aparaciencias engañan jejeje Parece ser que este no es el caso, por lo que me lo apunto. Estoy deseando de leer algo rápido y que me enganche. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dunia :)
    La verdad es que la portada es muy bonita ^^
    Yo todavía no he leído nada de la autora pero tu reseña me ha animado y será este el elegido para estrenarme con Rita Morrigan. Tengo ganas de descubrir a ese protagonista masculino tan misterioso, jeje.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchísimas ganas de leer este libro *-* Entre que la portada es preciosa y que no paran de salir buenas críticas, espero poder leerlo pronto, ahora que le tengo muchas ganas :P
    Además, estoy deseando conocer al protagonista masculino que, por lo poco que has dicho, estoy segura que me gustará mucho.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Le tengo apuntada desde que leí tus comentarios por Instagram. Además la ambientación sucede en un lugar que me trae muchos recuerdos y me apetece muchísimo.
    Te cuento cuando le lea ^^. Muakis

    ResponderEliminar
  5. Es una historia que me ha gustado bastante, y Alex y Lena me han encantado. Ha sido una lectura fluida y ágil, pero al llegar al último cuarto de libro me topé con un par de escenas, que dan desenlace a la historia, y desde mi punto de vista no han estado a la altura del resto del libro, no me parecieron creíbles. Aunque es una historia bonita.
    Me alegro de que te haya gustado tanto.
    El fan es precioso.

    Besos Naca ;)

    ResponderEliminar
  6. Desde que lo habéis leído me habéis picado! Sois lo peor... Malditas. De momento no lo voy a leer porque tengo mucha candela, tu ya sabes mi amor.
    Besos de café y serie...

    ResponderEliminar
  7. Una historia preciosa, me gustó cada página <3

    Besos pimpo :*

    ResponderEliminar

La gata en el desván © . Harlie Ave Design .